Los avances en el uso de las placas solares para particulares

En España desde 2015 el Real Decreto 900/2015 regula las instalaciones fotovoltaicas con:

  • Un peaje de respaldo, es decir, un pago de un fijo mensual en función de la potencia de las placas.
  • Un pago extra a la instalación de baterías.
  • Un impuesto que supone el pago de la energía generada y consumida por los propios paneles solares. Este impuesto es sólo para una potencia por encima de los 10kW de potencia instalada.

Consumo medio de una familia

Pero, ¿cuánto son 10Kw? Obviamente todo dependerá del consumo que se tenga, pero para una familia media se recomienda una instalación entre 1.5kW y 2.5kW, es decir, entre 6 y 10 paneles fotovoltaicos. Por lo tanto, para todos estos casos, apostar por la fotovoltaica se presenta como una opción viable y legal .

Actualmente los trámites burocráticos que acompañan a la legalización son lentos, por lo general, las empresas instaladoras de estos equipos suelen asumir este proceso.

Evolución de la legislación

El cambio de Gobierno, ha traído novedades en este área que de momento se traducen en un cambio de intenciones con respecto al fomento de las renovables, y a un anuncio de adaptación de las leyes que lo regulan, tal y como manifiestan desde la Fundación Renovables: Por eso, todos  aquellos que quieran instalar placas solares en sus hogares deben saber que la normativa no lo puede impedir. Cada vez va a ser más fácil tener placas solares en casa.

La Fundación Renovables  ha presentado un informe sobre los incentivos económicos que los diferentes ayuntamientos españoles recogen en sus normativas municipales para apoyar al sistema de autoconsumo. En Madrid, por ejemplo, el Consistorio estudia reducciones en el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para aquellos vecinos de la capital que instalen paneles solares en sus inmuebles.

También desde los tribunales se han dictado sentencias que anulan lo estipulado en   el Real Decreto 900/2015 que prohibía expresamente la instalación en edificios de viviendas. En junio del pasado año, el Tribunal Constitucional anuló esta prohibición del Gobierno Central, principalmente por entrar en competencias autonómicas.

Ya hay algunas comunidades de vecinos pioneras que han puesto en marcha este tipo de instalaciones, con una instalación solar conjunta para toda la comunidad, han conseguido reducir la factura de la luz en más de un 30%.

Todas estas señales nos llevan a pensar que el uso de placas solares por parte de particulares irá creciendo en los próximos años ayudado por los incentivos de las distintas instituciones y por una esperada revisión en la regulación que se espera más favorable al uso de las renovables.